El papel del bazo en la malaria

Anopheles hembra durante la picada. Imagen: Wikipedia

Anopheles hembra durante la picada. Imagen: Wikipedia

La malaria es una enfermedad producida por parásitos del género Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. Es la primera enfermedad entre las enfermedades debilitantes y se calcula que cada año mueren alrededor de 2,7 millones de personas de los cuales el 75% son niños de zonas endémicas de África.

El bazo es un órgano presente en casi todos los vertebrados cuya función principal es la destrucción de las células sanguíneas rojas viejas, producir algunas nuevas y mantener una reserva de sangre. Forma parte del sistema linfático y es el centro de actividad del sistema inmune. Para evitar que los glóbulos rojos sean eliminados por el bazo, los géneros más virulentos del parásito de la malaria producen unas proteínas que se expresan en la superficie de los glóbulos rojos y provocan que estos se unan a la superfície interior  de las venas.
Leer más

El microchip que simula un bazo humano

Detalle de bazo humano en un chip

Bazo en un chip. Autor: IBEC

Investigadores del IBEC y del Instituto de Salud Global de Barcelon han creado  el primer bazo-en-un-chip funcional del mundo. El dispositivo es capaz de actuar como un bazo humano, filtrando las células de la sangre para destruir los glóbulos rojos enfermos, viejos o con parásitos, como el culpable de la malaria. El microchip podría servir para buscar posibles fármacos contra la malaria y otras enfermedades hematológicas, como la anemia hemolítica.

El bazo es un órgano situado en el costado izquierdo, por encima del estómago. Con un tamaño similar al de un puño, forma parte del sistema linfático, que combate las infecciones. Hasta ahora, el estudio del bazo humano ha estado condicionado por limitaciones éticas y tecnológicas, según este grupo de científicos, por lo que se decidieron a desarrollar un modelo del bazo humano en un chip. El sistema, que simula la microcirculación de la sangre, ya se ha probado con glóbulos rojos humanos sanos y con infectados por el parásito de la malaria. Leer más