La lucha interna contra el Alzheimer

alzheimers-749616_640

Fotografía de Luca Rossato con licencia Creative Commons

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por una pérdida progresiva de memoria y otras funciones mentales a medida que mueren las neuronas. (1) Esta enfermedad es la forma de demencia más común, es incurable y terminal y aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años (1,5 casos/1000 personas-año en Europa).

Se puede considerar que el Alzheimer tiene dos etapas diferentes: una etapa inicial en la que los síntomas son difusos y una segunda fase donde los síntomas ya están bien definidos (2). El desarrollo de esta enfermedad se atribuye principalmente a dos causas: a la presencia de unas placas extracelulares formadas principalmente por un compuesto conocido como péptido beta-amiloide y a una acumulación de la forma hiperfosforilada de la proteína Tau que forma pequeños ovillos en el interior de las neuronas afectadas.

Se sabe que el péptido beta-amiloide tiene un efecto tóxico i que está relacionado con la formación de ovillos de Tau en las neuronas, y que conduce a la muerte celular. Sin embargo el mecanismo mediante el que esto ocurre aún es desconocido. (2)

En la enfermedad de Alzheimer, los cambios en la proteína tau conducen a la desintegración de la estructura de las células cerebrales.

En la enfermedad de Alzheimer, los cambios en la proteína tau conducen a la desintegración de la estructura de las células cerebrales. Imagen: Wikipedia, licencia Creative Commons

Un estudio llevado a cabo desde el IBEC demostró la interacción de una tercera proteína, la proteína celular priónica (PRPc) que tiene un papel activo en el correcto desarrollo neuronal. Resulta que al inicio de la enfermedad, el cuerpo lucha contra el Alzheimer aumentando los niveles de PRPc. De este modo cuando los niveles de PRPc son elevados la presencia de la proteína Tau se ve disminuida y es por eso que los síntomas son difusos.

Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad los niveles de PRPc bajan, disminuyendo así su efecto neuroprotector e incrementando los niveles de la forma hiperfosforilada de la proteína Tau. Lo que contribuye al deterioro cognitivo típico de los estadios avanzados.

El día Mundial del Alzheimer se lleva a cabo todos los años el día 21 de septiembre, fecha instituida por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Alzheimer. (3) Conocer bien qué procesos moleculares tienen lugar durante el desarrollo de la enfermedad nos ayuda a comprender cómo funciona la enfermedad y abre nuevas vías para investigar en busca de un tratamiento eficaz.

Autora: Carolina Llorente

Bibliografía

  1. Enfermedad de Alzheimer. Wikipedia (2015)
  2. Se descubre por qué los pacientes de Alzheimer no presentan pérdida de memoria al inicio de la enfermedad. Instituto de Bioingeniería de Cataluña (2014)
  3. Día Mundial del Alzheimer 2015. (2015)
  4. Cristina Vergara, Lara Ordóñez-Gutiérrez, Francisco Wandosell, Isidre Ferrer, José Antonio del Río, Rosalina Gavín (2014). “Role of PrPC expression in tau protein levels and phosphorylation in Alzheimer’s disease evolution”. Molecular Neurobiology, epub ahead of print