“Haré algo que tenga como objetivo la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas”

Entrevistamos a Victoria Ibeas, estudiante de 2º de bachillerato de la escuela La Miranda de Sant Just Desvern.

Victoria realizó una estancia en el IBEC durante el verano de 2016 dentro del programa BIYSC, un programa de dos semanas de duración en el que estudiantes de todo el mundo de entre 16 y 18 años realizaron un proyecto de investigación en un centro de prestigio internacional.  Después de la estancia, realizó su trabajo de investigación de bachillerato con la ayuda de dos investigadores del grupo de Biomateriales para terapias regenerativas del IBEC. Dicho trabajo ha obtenido la máxima calificación y ha sido presentado a diversos concursos de trabajos de investigación de bachillerato.

¿Por qué decidiste formar parte de un programa como el BIYSC?

Siempre he estado interesada en la ciencia, en especial en el campo de la medicina y la biomedicina. Estos han sido temas que siempre me han llamado la atención y de los cuales me gusta leer artículos y aprender sobre ellos, y al ver que el BIYSC daba la oportunidad a los jóvenes de, no solo aprender muchísimo sobre el tema, sino también de poner en práctica algunos de las técnicas más punteras en ámbitos como el de la medicina regenerativa, decidí que sería buena idea formar parte y una muy buena oportunidad.

Victoria Ibeas Agraz

¿Qué te atrajo de nuestra propuesta?

Cuando tuve que escoger un grupo del cual formar parte durante el curso, me decanté por el IBEC dado que estaba enfocado a la medicina regenerativa y es un tema que a mí realmente me gusta y me atrae. Además, el IBEC nos daba la oportunidad de poder aprender las técnicas que se utilizan para investigar en el laboratorio y poder ponerlas en práctica y vi en ello una oportunidad para poder realmente aprender a trabajar en un laboratorio y a hacerlo en un ámbito que realmente me gusta. Además, poder descubrir cómo se trabaja con biomateriales me pareció muy interesante.

¿Cómo valoras la experiencia de haber formado parte del programa?

Haber formado parte de un programa como el BIYSC ha sido una experiencia realmente enriquecedora y la cual he disfrutado mucho. Durante esas dos semanas aprendí muchísimo sobre ciencia, tuve la oportunidad de descubrir cómo es realmente trabajar como investigador y confirmó mi idea de que la medicina regenerativa es un tema que me gusta y al cual me gustaría dedicarme en un futuro. Además, durante el curso pude conocer a gente con los mismos intereses e inquietudes que yo y eso fue algo también estupendo.

Alumnos del BIYSC IBEC 2016

Explícanos lo que más te sorprendió durante tu estancia de investigación

Durante mi estancia de investigación (tanto durante el curso como durante mis prácticas para el Treball de Recerca), hubo muchas cosas que me llamaron la atención, desde cómo crear un biomaterial con la técnica del electrospinning hasta aprender cual es el trato real con los animales. Estando allí, aprendía y descubría cosas de manera continua. Sin embargo, algo que resaltaría es la real dedicación que se debe tener en este trabajo. A la hora de investigar, todos los detalles se han de tener en cuenta y la paciencia y la perseverancia son muy importantes para poder llevar a cabo un proyecto. Y hasta que no estás dentro, no te das cuenta de lo sacrificado que puede ser a veces. Dedicarse a formar parte del futuro de la ciencia no es nada sencillo.

¿Tienes clara la trayectoria de estudios que te gustaría cursar? ¿Te gustaría ser investigadora en un futuro? ¿Por qué?

El curso que viene, me gustaría empezar el grado de ingeniería biomédica. Estudiando esa carrera, tendré la posibilidad de estudiar temas como la medicina regenerativa, la creación de biomateriales, el diseño de equipamiento biosanitario… y estos son temas de los que realmente tengo ganas de aprender. Por supuesto, me gustaría dedicarme a investigar para poder ayudar a descubrir curas para enfermedades e intentar averiguar cómo mejorar la calidad de vida de las personas. No obstante, también contemplo la idea de trabajar dentro de la ciencia, pero fuera del ámbito de la investigación, por ejemplo, diseñando maquinaria para hospitales o prótesis para pacientes. Realmente, no sé si terminaré trabajando como investigadora, pero lo que sí es seguro es que haré algo que tenga como objetivo la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas.

¿Tu estancia de investigación ha cambiado tus preferencias de estudios?

Mi estancia de investigación no ha cambiado mis preferencias de estudios. De hecho, me ha ayudado a darme cuenta de que es lo que realmente me gusta y me ha animado a seguir con la idea de dedicarme a estudiar y trabajar dentro del ámbito biosanitario y de la investigación.

¿Recomendarías la experiencia?

Sin dudarlo, recomendaría la experiencia a cualquier persona a la que de verdad le guste la ciencia y la investigación. Tener la oportunidad de ver cómo se trabaja realmente en un laboratorio y estar junto a un grupo que, día tras día, trata de descubrir las soluciones del futuro como, en este caso, crear biomateriales, es una experiencia no solo muy positiva por todo lo que se aprende, sino de la cual también se disfruta mucho.

¿Por qué te animaste a realizar tu trabajo de investigación de bachillerato con la ayuda de los investigadores del IBEC?

La parte práctica es una de las más importantes en un trabajo de investigación y, después de haber estado unos días en el IBEC gracias al BIYSC, pensé en escribir para preguntar si sería posible hacer las prácticas allí. El hacer con ellos el trabajo de investigación sería una oportunidad para poder aprender de manera más profunda sobre el tema y, además, estar presente en la creación de un biomaterial, cosa que consideraba una muy buena oportunidad que no siempre se puede tener.

¿En qué consiste?

Mi trabajo de investigación consiste en estudiar cuales son los posibles tratamientos dentro del ámbito de la medicina regenerativa y poner a prueba uno de ellos, la creación de biomateriales. En este caso, el biomaterial fabricado tenía como objetivo reparar tejido cardíaco dañado para poder restaurar el corazón después de un problema médico grave como puede ser un infarto.

¿Qué resultados has obtenido en tu trabajo?

Después de realizar el trabajo, he podido comprobar que el uso de biomateriales para la restauración de tejido dañado es una muy buena opción dado a que no simplemente podrá solventar el problema del paciente, sino que también asegurará la calidad de vida de este después de la intervención, al contrario que ahora, que después de un trasplante o de la implantación de un bypass, por ejemplo, la vida del paciente se ve muy limitada.

¿Qué es lo que valoras como positivo y como negativo en tu trabajo o estancia?

La experiencia en sí ha sido positiva. El haber tenido que llevar a cabo un trabajo como es el Treball de Recerca, me obligó a aprender muchísimo sobre un tema muy interesante como es el de las técnicas médicas del futuro, en específico la del uso de biomateriales. Además, descubrí cómo se redacta correctamente un trabajo de investigación. Por supuesto, la estancia en el IBEC fue la parte de la experiencia a destacar dado a que fue allí donde verdaderamente aprendí lo más interesante e importante, no solo para mi trabajo sino también como conocimiento para un futuro. Y honestamente, no hay nada negativo que destacar.

Sí me gustaría resaltar el hecho de que Soledad Pérez y Jesús Ordoño, del grupo de Biomateriales para terapias regenerativas, me ayudaron muchísimo durante mi estancia en el IBEC y con el trabajo y aprendí mucho con ellos. Así que simplemente me gustaría agradecer una vez más su ayuda y paciencia conmigo.