Biomateriales enriquecidos con calcio para la regeneración ósea

Células sembradas sobre el nuevo biomaterial impregnado con nanopartículas del compuesto de calcio ormoglass

Células sembradas sobre el nuevo biomaterial impregnado con nanopartículas del compuesto de calcio ormoglass

Coincidiendo con el día Mundial de la osteoporosis, recordamos la importancia del calcio para prevenir la disminución de la masa ósea.

El calcio es el mineral más abundante en el cuerpo humano. Un adulto por término medio tiene alrededor de 1 kg, encontrándose más del 90% contenido en el esqueleto. Nuestro organismo no puede producirlo, de manera que siempre obtenemos el calcio de fuentes externas, es decir, a partir de lo que comemos.

De acuerdo con la Sociedad Española de Reumatología (SER), la cantidad de calcio que un adulto necesita varía entre los 1.000 y los 1.500 mg al día. Cuando no se consumen suficientes productos ricos en calcio, o el calcio consumido no se metaboliza correctamente, aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis. Esta enfermedad del metabolismo del hueso provoca una disminución de la masa ósea, deteriorando los huesos y volviéndolos frágiles.

¿Cómo es posible que el hueso se deteriore, tratándose de uno de los materiales más resistentes de la naturaleza? Aunque el hueso contiene substancias inorgánicas, como calcio y fósforo, no deja de ser un tejido vivo que también está formado por células llamadas osteoblastos y osteoclastos, y por vasos sanguíneos que lo nutren. Estas células le permiten realizar tres funciones: crecimiento, remodelación y reparación. De hecho, en el adulto cerca de un 8% del tejido óseo es renovado anualmente. La osteoporosis aparece cuando se rompe el equilibrio entre la formación de hueso nuevo y la destrucción de hueso envejecido. Esta capacidad de remodelación es la que permite que cuando hay una fractura el hueso consiga soldarla activando sus mecanismos de regeneración.

En IBEC, investigadores del grupo de biomateriales para terapias regenerativas ha desarrollado un material que promueve la regeneración de hueso dañado. Este está enriquecido con nanopartículas de ormoglass (CaP), un compuesto de calcio. El nuevo material no solo promueve la regeneración aportando una fuente extra de calcio al tejido óseo dañado, sino que los investigadores han observado que estas nanopartículas promueven la formación de nuevos vasos sanguíneos. El ensayo, llevado a cabo en  tejido de ratón, promete ser de mucha utilidad en terapias de regeneración ósea.

Bibliografía

Metabolismo del calcio (2016) Wikipedia
Tejido óseo (2016) Ministerio de educación
Osteoporosis (2016) Sociedad Española de Reumatología
Estructura del sistema óseo (2013) Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Curiosidades y efectos sobre la salud del calcio (2016) XTEC